Diócesis de Santa Rosa de Osos: En estado permanente de misión.


En el proceso de formación de los discípulos misioneros de Jesucristo destacamos cinco aspectos fundamentales:

1. El Encuentro con Jesucristo

Da origen a la iniciación cristiana. Este encuentro debe renovarse constantemente por el testimonio personal, el anuncio del kerigma y la acción misionera de la comunidad.

2. La Conversión

Es la respuesta inicial de quien ha escuchado​ al Señor con admiración, cree en Él por la acción del Espíritu, se decide a ser su amigo e ir tras Él, cambiando su forma de pensar y de vivir, aceptando la cruz de Cristo.

3. El Discipulado

La persona madura en el conocimiento, amor y seguimiento de Jesús maestro, profundiza en el misterio de su persona, su ejemplo y doctrina. Para este paso es de fundamental importancia la catequesis permanente y la vida sacramental.

4. La Comunión

No puede haber vida cristiana sino en comunidad: en las familias, las parroquias, las comunidades de vida consagrada, las pequeñas comunidades y los movimientos.

5. La Misión

El discípulo, a medida que conoce y ama a su Señor, experimenta la necesidad de compartir con otros su alegría de ser enviado, de ir al mundo a anunciar a Jesucristo, muerto y resucitado, a construir el Reino de Dios. La misión es inseparable del discipulado.

​​​​